JUNTAS DE MOVIMIENTO REVESTIMIENTOS CERÁMICOS

Para la correcta finalización de un recubrimiento cerámico, trataremos sus juntas con materiales específicos que respeten las características exigidas al recubrimiento en su conjunto reduciendo el efecto de las solicitaciones mecánicas que actúan sobre él. 

 

Las juntas de movimiento son zonas de interrupción de los pavimentos o revestimientos cerámicos para permitir posibles variaciones dimensionales, en éste grupo se encuentran las juntas estructurales, las juntas perimetrales y las juntas intermedias:

 

Juntas estructurales

Cuando el soporte tenga juntas estructurales deben dejarse entre las baldo- sas juntas estructurales coincidentes con estas. Las juntas estructurales entre baldosas deben llegar hasta el soporte, incluyendo la capa de desolidarización si la hubiese, y su anchura debe ser, como mínimo, la de la junta estructural del soporte. Las juntas estructurales se rematan generalmente con materiales de elasticidad permanente como perfiles o cubrecantos de plástico o metal, másticos, cubrejuntas externos etc.

 

af1.png

af2.png

 

Juntas perimetrales

Se deben dejar en los límites de las superficies horizontales a embaldosar con otros elementos tales como paredes, pilares que puedan quedar exentos y elevaciones de nivel. Su anchura será superior a 5 mm. Se puede prescindir en recintos menor de 7 m 2.

 

Deben ser continuas y pueden hacerse usando un material compresible como poliestireno expandido, o rellenarse con silicona, pudiendo quedar ocultas por el rodapié. Deben llegar hasta el soporte, salvo que éste ya esté revestido de un material maduro y estable, como yeso o enlucido.

af3.png

La omisión de las juntas perimetrales es una de las causas más frecuentes del levantamiento de embaldosados.

af4.png

 

Juntas intermedias

Las grandes superficies revestidas con baldosas cerámicas deben subdividirse con juntas de partición, cuya función es evitar que se acumulen dilataciones y contracciones.

 

La superficie máxima a revestir sin estas juntas o particiones es de:

  • 50 m2/ 70 m2 en el interior y de la mitad de esas superficies en el exterior.

El número de juntas debe ser mayor en las superficies en las que se puedan esperar grandes oscilaciones térmicas o vibraciones.

En los suelos que vayan a estar sometidos a tránsito peatonal intenso, rodaje con ruedas duras o arrastre de cargas pesadas, la posición de las juntas debe replantearse de forma que no estén cruzadas en el paso; si esto no fuera posible, se deben utilizar en las juntas perfiles que tengan los bordes protegidos con metal.

af5.png

Estas particiones o juntas deben cortar tanto el revestimiento cerámico como el adhesivo y el mortero de base, y su anchura no debe ser menor de 5 mm.

af6.png

Pueden rellenarse con perfiles o materiales elásticos o con el material de relleno de las juntas de co- locación, siempre que haya transcurrido al menos un mes desde la colocación del mortero de base.

 

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM