Observatorio2020 - passivhaus

By ColiN00B from Pixabay

La Edificación pasiva puede ahorrar hasta un 90% de la energía.

El Estándar Passivhaus se basa en levantar construcciones que cuenten con el debido nivel de  aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones y una máxima calidad del aire interior. Además es preciso aprovechar la energía del sol para optimizar la climatización y reduciendo el consumo energético que puede llegar al 70% con respecto a las construcciones convencionales.

 

En cuanto al coste, es cierto que en la mayoría de los casos es superior dependiendo de los materiales, sin embargo hay que pensar que ese coste inicial se va a  amortizar en un período de tiempo, que conviene analizar previamente,  gracias al ahorro energético que este tipo de construcción proporciona.

Passivhaus

El nombre viene del alemán casa pasiva, se basa en hacer construcciones diseñadas para ahorrar energía, con el objetivo de conseguir el confort interior óptimo con un gasto mínimo de energía.
 
Los edificios Passivhaus consiguen reducir en un 80% las necesidades de calefacción y refrigeración, la poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta.
 
Este estándar no supone el uso de un tipo de producto, material o estilo arquitectónico específicos sino la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como, por ejemplo, la orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano, etc.
 
anfapa1.png

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM