El ahorro energético en la Bioconstrucción: criterios principales del diseño bioclimático

En Bioconstrucción,el ahorro energético se obtiene mediante acciones a medio-largo plazo; pero para obtener la máxima eficiencia debe contemplarse desde la fase de planificación de la vivienda; es decir diseñar la construcción con criterios bioclimáticos.

 

SolDentro de los criterios bioclimáticos deberemos empezar por considerar el sistema más elemental (que no necesariamente el más “sencillo”) que consiste en  optimizar el potencial de captación solar pasiva de la vivienda, de forma que maximicemos la entrada de radiación solar en invierno, y consigamos la mínima exposición solar en verano, facilitando asimismo la aireación o ventilación natural.

La ubicación y orientación de la vivienda

OrientaciónEs el factor determinante, -que parece engañosamente sencillo- ya que una buena ubicación en una zona soleada y aireada; unida a la orientación al sur basta para asegurarnos la recepción de gran cantidad de energía. Pero la aplicación de este sencillo criterio tiene un impacto importante en el uso del suelo, determinando los criterios de reparto y parcelación del terreno. Las parcelas con edificaciones para uso residencial deberán ubicarse con preferencia en su orientación al mediodía, es decir que el lado norte del terreno urbanizable deberá dedicarse a las viviendas privadas.  Habrá que evitar la existencia de obstáculos (árboles, afloramientos rocosos, etc..) que impidan una abundante soleación durante los meses fríos, en los que el sol se sitúa más bajo en el cielo. Elementos tales como los patios cubiertos protegen del sol en verano, pero permiten la entrada de los rayos de altura baja del invierno. La fachada norte deberá estar protegida de los elementos climáticos más rigurosos del invierno; y deberá facilitar la ventilación y aireación durante el verano.

Formas arquitectónicas y distribución interna de los elementos en la vivienda

Diseño avanzadoLa geometría arquitectónica del edificio determinará su eficiencia energética en función del ratio entre las superficies externas (paredes y fachadas) y el volumen que contienen. Por ejemplo, las viviendas unifamiliares poseen una mejor eficiencia energética si presentan formas más compactas (evitando las “alas”. p.ej.); pero en cualquier caso presentan un ratio superior que el de las viviendas adosadas (2/3 contra 1/2). En términos generales, serán mas fáciles de calentar y más lentas para enfriarse. A mayor masa térmica en el interior y menor superficie de exposición; menor consumo energético. La masa térmica va almacenando el calor acumulado durante las horas diurnas, y lo va liberando poco a poco durante la noche. Los sistemas de ventilación de recuperación de calor ayudan a mantener la inercia térmica recirculando el aire caliente por la vivienda.

La distribución de las habitaciones en la vivienda es otro factor para conseguir la mayor eficiencia térmica posible. Nos protegeremos de las condiciones climáticas desfavorables creando espacios tapón: un pequeño distribuidor para separar la puerta de entrada del resto de la vivienda; o colocando los anexos a la vivienda, -garaje o taller- para que actúen como barrera.

Logo_ventana1Las ventanas, según su superficie y colocación son otro elemento a considerar. Deberán concentrarse las grandes superficies acristaladas en el lado sur ocupando  entre un 20% y un 60% de la superficie como máximo, so pena de incurrir en pérdidas excesivas de calor a través del cristal. El lado norte no deberá superar el 10% de superficie acristalada para mantener el saldo de calor positivo.

La colocación selectiva de ciertos elementos constructivos (aislamientos, aleros, galerías de ventilación, etc..) y las técnicas constructivas elegidas para ellos (materiales, colores) influirán en el saldo térmico final. Las paredes –mejor si son de fábrica- y el forjado requieren un grado superior de aislamiento para evitar filtraciones de energía y mantener una temperatura constante el mayor más tiempo posible.

Un adecuado paisajismo en las zonas ajardinadas utilizará la vegetación para crear zonas de sombra o pantallas contra un excesiva insolación. Las especies caducifolias tienen su ciclo sincronizado con los requerimientos de la exposición solar pasiva: crean pantalla en verano y dejan pasar la luz solar en invierno.

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM