Unión Europea

El Reglamento sobre Productos de Construcción (RPC) visto desde el punto de vista del técnico director de ejecución de obra (Cap. 3)

Seguimos la serie de posts comentando comentando las implicaciones del Reglamento (UE) Nº 305/2011 del parlamento europeo y del consejo de 9 de marzo de 2011 “Reglamento de Productos de Construcción” (RPC) esta vez desde el punto de vista del técnico director de ejecución de obra

Las obras de construcción, en su totalidad y en sus partes aisladas, deberán ser idóneas para su uso previsto, teniendo en cuenta especialmente desde el punto de vista de la Bioconstrucciónla salud y la seguridad de las personas afectadas a lo largo del ciclo de vida de las obras. Sin perjuicio del mantenimiento normal, las obras de construcción deben cumplir estos requisitos básicos de las obras durante un período de vida económicamente razonable, siendo:

 

PARA LOS PRESCRIPTORES Y TÉCNICOS DE LA OBRA

Al desaparecer el concepto de idoneidad al uso de los productos con marcado CE (la declaración de prestaciones que emite el fabricante supone exclusivamente una expresión de los valores de las prestaciones de las características de su producto), queda bajo la responsabilidad de la Reglamentación del Estado miembro o, en su defecto, de los técnicos prescriptores del proyecto y/o de la dirección facultativa, los valores que garanticen la idoneidad del producto para la obra concreta.

Para aquellos productos de construcción en los que el fabricante puede abstenerse de emitir una declaración de prestaciones, que como ya se ha expuesto son:

  • El producto de construcción fabricado por unidad o hecho a medida.
  • El producto de construcción fabricado in situ.
  • El producto de construcción fabricado de manera tradicional y por un proceso no industrial para obras de rehabilitación.

En estos casos, la colocación de estos productos en la obra será responsabilidad del responsable de la seguridad de la ejecución de la obra (entendemos que el Director de ejecución de la obra), en virtud de las normas nacionales aplicables.        

A la vista del Reglamento, da la sensación de que se facilitará el control documental de los productos, equipos y sistemas, bajo norma armonizada, y como consecuencia su recepción en obra.

Pero para el caso de productos, equipos y sistemas no cubiertos por norma armonizada, para los que se consolida la voluntariedad del Marcado CE, la responsabilidad recae en los Técnicos prescriptores o en los técnicos de obra, ocurriendo lo mismo con aquellos productos fabricado a medida, por unidad, in situ o artesanalmente para rehabilitaciones, de los cuales seria responsable el responsable de la seguridad de la ejecución de la obra (entendemos que el Director de ejecución de la obra), en virtud de las normas nacionales aplicables (LOE y CTE ).

Concluyendo, se facilitará el control documental pero a la vez para determinados casos se aplica a los técnicos una mayor responsabilidad sobre los productos que se incorporen a la obra de forma permanente, lo cual va a desencadenar en una mayor exigencia por parte del técnico a la hora de aceptar y dar conformidad a los productos que deba recepcionar y que no se encuentren avalados con la obligatoriedad de Marcado CE, declaración de prestaciones o algún tipo de certificación, voluntaria, sobre sus características técnicas, sostenibles y prestaciones en general, independientemente de la comprobación de estos datos con la ficha técnica del mismo, es decir, en la mayoría de los casos y en la labor de elección de los producto a instalar, los técnicos prescriptores y de obra se decantarán por aquellos que vayan acompañados de algún tipo de certificación de prestaciones, voluntaria u obligatoria, por parte del fabricante.

Organismos/Unión Europea

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM