La mejora de eficiencia energética de instalaciones térmicas en edificios existentes.

La mejora de eficiencia energética de instalaciones térmicas en edificios existentes.

Mejorar la eficiencia energética de las instalaciones térmicas de los edificios existentes, de forma que cumplan al menos, con las exigencias mínimas que fija la normativa vigente, es uno de los objetivos que se persiguen en materia de eficiencia energética.

Se busca reducir el consumo de energía anual al menos en un 30%, mediante la instalación de dispositivos repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas de acuerdo con la IT 1.2.4.4 del Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE).

En la Comunidad de Madrid las instalaciones térmicas de edificios existentes, que dispongan de generadores de calor o frío, que den servicio de calefacción, agua caliente sanitaria (ACS), climatización y ventilación, con una potencia útil nominal superior a 70 kW deben realizar inspecciones de eficiencia energética, con el fin de incentivar y promover la realización de actuaciones de reforma que favorezcan el ahorro energético, la mejora de la eficiencia energética, el aprovechamiento de las energías renovables y la reducción de emisiones de dióxido de carbono, en los edificios existentes, con independencia de su uso.

Para ello se está promoviendo la sustitución o incorporación de nuevos equipos para la generación de calor o las contribuciones energéticas como las calderas de alta eficiencia energética, el uso de la biomasa o el gas natural, la bomba de calor de alta eficiencia y finalmente el aprovechamiento de fuentes de energía renovable mediante sistemas de solar térmica, fotovoltaica o de cogeneración.

Entre las medidas de mejora en las instalaciones técnicas se encuentran la mejora de la envolvente térmica, con las que se consigue reducir las pérdidas o ganancias de energía de la vivienda, de manera que en verano se reduce el flujo de calor desde el exterior al interior y en invierno se evita perder el calor del interior hacia el exterior. También es importante el aislamiento, disponiendo de paneles de aislante térmico en fachadas, cubiertas, falsos techos y de suelos cuando se trate de elementos horizontales sobre espacio exterior o locales no calefactados.

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM