Accesibilidad

La accesibilidad, una carrera a contrarreloj llena de obstáculos.

La Accesibilidad universal es la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible.

 

Según este principio de la accesibilidad, todas las viviendas deberán facilitar el acceso tanto a las viviendas como a las zonas comunes de la finca, incluyendo jardines piscinas, salas, garajes o trasteros entre otras. En base a estos cambios requeridos, prácticamente todos los edificios con licencia anterior al 12 de septiembre de 2010 necesitan implementar mejoras en accesibilidad.

 

En relación con los espacios públicos urbanizados ya existentes la Orden VIV/561/2010, de 1 de febrero, desarrolló el documento técnico de condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados, cuyos contenidos serán, al igual que ocurre con los edificios, exigibles a partir del 04 de diciembre de 2017 en aquellos que sean susceptibles de ajustes razonables, mediante las modificaciones y adaptaciones que sean necesarias y adecuadas y que no impongan una carga desproporcionada o indebida.

 

Los espacios públicos se proyectarán, construirán, restaurarán, mantendrán, utilizarán y reurbanizarán de forma que se cumplan, como mínimo, las condiciones básicas que se establecen en esta Orden, fomentando la aplicación avanzada de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones en los espacios públicos urbanizados, al servicio de todas las personas, incluso para aquéllas con discapacidad permanente o temporal.

 

Sin embargo, el tiempo corre en contra de gran cantidad de edificios, de sus propietarios, y de las corporaciones locales. Hay muchas mejoras que implementar y cambios que realizar. Como norma general, los problemas más comunes en este ámbito son los desniveles, para lo que se plantean rampas con inclinaciones reducidas, salvaescaleras, elevadores verticales y ascensores.

 

En los espacios comunes también se deberá poner a disposición de todas personas diversos elementos que permitan la orientación como señales luminosas, táctiles y/o sonoras, al igual que telefonillos o video porteros y mostradores a la altura adecuada, para poder facilitar la comunicación universal.

 

Todos los cambios, con criterios de flexibilidad proporcionalidad para que la deambulación, la aprehensión, la localización y la comunicación sean una realidad.

 

accesibilidad, accesibilidad universal

Imprimir

Articulos relacionados

Articulos relacionados para EMPRESAS AMIGAS

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM