Verano

Mejora tu vivienda en verano.

Usar el aire acondicionado es la solución más sencilla para soportar las altas temperaturas durante el verano, pero el gasto que este supone puede dar lugar a unos costes inesperados. Por ello, se pueden implementar una serie de medidas para mejorar la vivienda de cara al verano, especialmente en un parque como el de España, que cuenta con un elevado porcentaje de viviendas edificadas antes de 1980.

 

Antes de implementar cualquier tipo de modificación, es esencial conocer todos los detalles, tanto del edificio como de la vivienda, no sólo para prepararla para este período, sino para mejorar las características de esta de cara al resto del año en la medida de lo posible. Así factores como la orientación de la vivienda o la zona climática pueden marcar la diferencia respecto a la eficiencia energética de esta.

 

Por ejemplo, las viviendas orientadas al oeste tienen una mayor incidencia de la luz solar desde el mediodía hasta el atardecer, recibiendo el sol en las horas de mayor calor, lo que hace que sean las que mayor coste energético tienen en verano. Así, el Certificado de Eficiencia Energética se mantiene como la mejor herramienta para conocer el reparto estimado del consumo de la vivienda y valorar cuáles son las mejoras que se pueden implementar.

 

Las ventanas son un factor esencial, ya que en el caso de un doble acristalamiento, no sólo  evitan los ruidos del exterior, sino que permiten mantener la temperatura en el interior y evitar que el calor se introduzca. Las alternativas que nos ofrecen las ventanas son muchas, pero para guiarse y conocer cuál es la incidencia del sol en el interior del edificio a través de las ventanas, el Código Técnico de la Edificación limita para cada zona climática el factor solar modificado límite de los huecos.

 

Otros elementos como las puertas o el control de las infiltraciones son también muy relevantes, ya que con la instalación de burletes en el caso de las primeras y un análisis de la permeabilidad de la vivienda en el caso de las segundas, son muy útiles para mantener el hogar en las condiciones adecuadas en cualquier estación y poder reducir así el coste energético.

 

Por último, factores como temperaturas de los suelos, fachadas y cubiertas, han de ser controladas, ya que son una importante fuente de pérdida y ganancia energética. Así, suelos que se encuentran en contacto con el terreno, con el exterior o con locales sin calefacción como garajes o almacenes son un claro ejemplo, que pueden aislarse con diferentes sistemas que ofrece el mercado.

 

eficencia energética

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM