Eficiencia

La importancia del Certificado de Eficiencia Energética.

Tras celebrar el mes que comprende el Día Mundial de la Eficiencia Energética, es relevante valorar todas las claves sobre qué es el Certificado de Eficiencia Energética y cuáles son sus principales funciones.

 

Así, se trata de un documento realizado y firmado por un técnico competente que contiene información teórica sobre las características energéticas y la calificación de eficiencia energética de un edificio existente o una parte de éste. Este certificado especifica mediante una escala de siete letras de la A a la G, la bonanza de dos indicadores como son el consumo de energía primaria no renovable y el nivel de emisiones de CO2 de la vivienda.

 

La función principal de este es conocer el comportamiento energético de un inmueble así como los consumos y emisiones atmosféricas, además incluye una serie de recomendaciones y propuestas de mejora para optimizar diversos aspectos de la vivienda o inmueble y conseguir un ahorro. La finalidad de este documento es aportar información que permita poder reducir los consumos energéticos del edificio así como reducir las emisiones de CO2 como consecuencia del uso energético.

 

Cabe destacar que se trata de un elemento que deben tener todos aquellos propietarios que vayan a alquilar o vender una vivienda. El Real Decreto establece, salvo concretas excepciones, que la etiqueta energética debe incluirse en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler. Cuando se venda o alquile, el vendedor debe entregar el certificado al comprador o arrendatario,  exigible para los contratos de compraventa o arrendamiento celebrados a partir del 1 de junio de 2013.

 

Lo más importante es que un técnico cualificado como el aparejador se desplace al inmueble para realizar el estudio. Se deben tomar datos de las características de fachadas y cubiertas (envolvente) en cuanto a su composición y dimensiones, así como de las instalaciones de acondicionamiento (frío, calor y calidad del aire) y producción de agua caliente,  la ubicación, la orientación y el año de construcción, teniéndose en cuenta en algunos edificios además  la iluminación. El certificado debe incorporar una propuesta de medidas de mejora, su coste y el ahorro que supondrían.

 

Además, para realizar la certificación de la eficiencia energética los datos obtenidos de la visita in situ del edificio o vivienda se deben utilizar  herramientas informáticas reconocidas y validadas por  el Ministerio de Industria. El certificado debe realizarlo un técnico competente. Los arquitectos técnicos o aparejadores son una de las profesiones habilitadas para efectuar estos certificados. En el Colegio de Aparejadores de Madrid podemos ponerte en contacto con profesionales cualificados, y si tienes cualquier duda, puedes consultarnos en nuestros servicios gratuitos de atención al ciudadano.

 

Finalmente, cabe destacar que este tiene una validez máxima de diez años, a contar desde la fecha de su emisión, y el propietario es el responsable de su renovación o actualización. No obstante el propietario debe actualizarlo voluntariamente cuando considere que existen variaciones en el comportamiento energético del inmueble, por mejoras realizadas por ejemplo.

 

eficiencia energética

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM