Los jardines verticales se pasan también a los edificios.

Las ciudades empiezan a ver el futuro en verde. Puede que sea porque las voces de alarma del cambio climático están ahí, o porque la moda hoy en día es a recuperar los autocultivos y las plantas, o puede simplemente que la concienciación está calando en nuestra sociedad, pero la realidad es que las grandes urbes mundiales se están transformando en términos de sostenibilidad.

 

Se busca un desarrollo más equilibrado y respetuoso con el medio ambiente, y si es posible que además trabaje para mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones de CO2. Esa transformación atañe a una ciudad a todos los niveles, desde su urbanismo hasta sus construcciones y hoy en día el suelo en las grandes urbes está tan codiciado que las obras y los arquitectos están mirando a otro tipo de “suelo”: el vertical.

 

jardin-Faverzani-Pixabay.jpg

Faverzani-Pixabay

 

Ya conocemos los jardines verticales, pero a esta tendencia se ha sumado una nueva: los edificios construidos como jardines verticales. Estos son edificaciones completamente realizadas bajo la idea de construir un jardín vertical en su fachada que sirva para frenar la contaminación acústica, proteger del polvo de la calle o mitigar el frío y el viento, entre muchas otras ventajas. Su construcción ya se está popularizando y ya existen proyectos y obras realizadas en Bogotá, Milán y Paris. Uno de sus mayores valedores es el arquitecto italiano Stefano Boeri que ya destacó en este ámbito por su diseño de la ciudad-bosque de China.

 

Estas construcciones suelen utilizar materiales ecológicos como la madera y además sirven como hábitat a especies autóctonas de la zona donde se construyen. Por ejemplo, el edificio Santalaia de Bogotá, gracias a su muro verde, es capaz de dar oxígeno a más de 3.000 vecinos y limpia las emisiones de carbono de 745 coches. Las plantas de la fachada, además, funcionan como pantalla para salvaguardar la intimidad de sus inquilinos, regulan la temperatura e incluso sirven para controlar los rayos del sol y la incidencia de estos.

 

Tal y como está la situación en las grandes urbes con grandes boinas de contaminación y, tal y como están las tendencias actuales, no nos cabe duda de que el número de estos edificios seguirá en aumento y cada vez habrá más ciudadanos dispuestos a mudarse a este tipo de edificios.

 

jardines verticales

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM