CTE

La Bioconstrucción como medio de mejora del confort y la salud

Si analizamos someramente algunos aspectos relevantes que garantizan el confort y la salud de nuestros edificios, nos damos cuenta de los lejos que nos hemos quedado de conseguir unos niveles saludables en nuestras viviendas. Aún cuando la actual normativa regula y establece los mismos, todas las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora, relativas a factores de confort y afecciones de nuestra salud en las viviendas, hacen que resulte evidente la necesidad de implantar los principios de la Bioconstrucción en todas las ramas del proceso constructivo. 

 Teniendo en cuenta que: 

  • Una persona necesita cada hora de 30 a 60 m3 de aire fresco, en cambio en numerosas viviendas y centros de trabajo actuales, esta demanda no puede verse satisfecha debido a los sistemas de cerramiento herméticos. La consecuencia son dificultades respiratorias, fatiga, debilidad, dolores de cabeza, problemas de concentración, etc. Actualmente el CTE  en su Documento Básico de Salubridad, en su sección 3, relativa a calidad del aire interior, regula esta obligatoriedad de renovación y ventilación de espacios.
     
  • Otro aspecto a tener en cuenta es la humedad atmosférica relativa, que es baja en nuestros edificios, en torno al 25-30% (en invierno). Esta atmósfera de aire seco hace que se levante el polvo y favorece así la proliferación de resfriados, inflamaciones oculares, asma, etc. También en este aspecto, la normativa actual vela por la obtención de espacios más saludables. Así, el RITE , establece una humedad relativa del 40-50% en ciclo de invierno, y del 45-60% en verano.
     
  • Ciertos materiales de construcción emiten vapores insalubres; e incluso cuando hay niveles de actividad elevada, se producen climas eléctricos insalubres., El uso de estos materiales, que es frecuente, debe administrarse; para evitar producir molestias de tipo nervioso, alteraciones cardiacas, somnolencia, proliferación de resfriados, inflamaciones oculares, etc;, en definitiva, alteraciones que afectan diariamente a la salud de los usuarios de los edificios.
     

Para crear estos entornos saludables existe la Norma Técnica SBM, cada vez más reconocida a nivel internacional como normativa de referencia, en la que se estudia una visión de conjunto de los factores de riesgo físicos, químicos y biológicos, que deben ser tenidos en cuenta, esto es: estudiados, medidos, e interpretados de manera experta, sobre todo en dormitorios, espacios habitados, lugares de trabajo y terrenos.

La Bioconstrucción no resulta más cara que las tipologías constructivas actuales si tenemos en cuenta los ahorros que supone implantar criterios de sostenibilidad y eficiencia en los edificios, además de suponer la creación de ambientes más sanos en las viviendas. Estos contribuirán no solo a una mejor calidad de vida de los usuarios, sino también un sustancial ahorro, debido a la reducción de gastos médicos, costes de saneamiento de edificios enfermos, los ahorros derivados de un urbanismo sostenible, no masificado, ni agresivo con el entorno; y la reducción de costes sociales derivados del calentamiento global.

Referencias: en la página de DESCARGAS un enlace a los documentos:

005 - Guia Comentarios al RITE 2007

006 - SBM 2008 - Norma Técnica de Medición en Baubiologie

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM