logo ano 2018 gve vertical neg

2018: El Año de la "INNOVACIÓN EN EL SECTOR INMOBILIARIO"

La innovación en la construcción es un reto que representa una oportunidad para incorporar materiales fabricados de manera más respetuosa con el medio ambiente, bien porque hayan consumido menos recursos, bien porque hayan generado menos emisiones, residuos o vertidos, pero también para incorporar equipos y sistemas más eficientes.

Así mismo permite la utilización de mejores técnicas constructivas capaces de conseguir construcciones más económicas o de realizar proyectos que no eran técnica o económicamente viables hasta ahora. Nuevos avances en robótica y digitalización nos sorprenden día a día; nuevos dioses en la que algunos se empeñan en calificar como una nueva sociedad basada en el conocimiento, y la investigación. Motores de cálculo o inteligencia artificial frente a maestros constructores a lo largo de la historia, desdeñando de entrada lo llamado tradicional. La idea de poder fabricar a medida, “y casi por propios medios”, cualquier necesidad que se tenga, es una meta que la tecnología puede ayudar a alcanzar. Un rayo de optimismo que debería impulsar la innovación, por ejemplo, para intentar alcanzar la accesibilidad universal en sitios en los que soluciones seriadas, y más productivas, no tienen cabida.

Un paso más

Por otra parte, parece evidente que la digitalización es el nuevo exponente, la nueva revolución de la industria. La utilización de estándares internacionales abiertos de datos, como los denominados IFC (Industry Fundation Class), serán la llave del intercambio de estos, hecho imprescindible para que proyectistas, ingenierías, proveedores, constructores, responsables de ejecución, de mantenimiento, etc., aúnen soluciones sostenibles. Un nuevo potencial ha entrado en el Sector y sus posibilidades cambiarán por completo nuestras formas de resolver problemas. No obstante la Administración y el Sector al completo han de ser capaz de dar cumplida respuesta y no perder el paso de una tecnología que amenaza con ser desenfrenada. No podemos quedarnos estancados y perpetuar “hacer las cosas como siempre”. 

NUEVOS CONCEPTOS y mejoras tecnológicas.

El IoT "Internet of Things" o Internet de las Cosas se incorporará en breve a nuestro sector. La conectividad de todos esos elementos y posibilidades, su cifrado y descifrado, habilitan una capacidad de gestión desconocida hasta ahora. No podemos quedarnos estancados y perpetuar “hacer las cosas como siempre”. En nuestra corporación ya  incorporamos hace años el uso de tecnologías como el “edificio virtual” en el mundo de la formación.

Conceptos como Realidad Virtual (un espacio nuevo) y Realidad Aumentada. Vídeos 360º, dispositivos de Realidad Virtual cada vez con más grados de libertad de movimiento, dispositivos de Realidad Aumentada en los que el ratón de los actuales equipos informáticos es sustituido por nuestras manos; un nuevo espacio “ciberfísico”: escaneado del espacio en el que nos encontramos mapeando el mismo con vídeo 3D/360º, que permiten incorporar en dicho espacio hologramas. Diseño espacial, diseño gestual, permitido por este cambio de interfaz.

En el eje de las nuevas herramientas y procesos, entornos que permitan trabajos colaborativos que ayudarán a reflexionar una nueva arquitectura en la que el consumo casi nulo impulse, en breve, un salto cualitativo en el sector que ya no tendrá vuelta atrás. Innovación que se alimenta de nuevos conceptos y constantes datos, como el de la ciudad resiliente capaz de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a las mismas. La noción del ciclo de vida llevada al proceso constructivo de la ciudad.
La tecnología actual dota de una posibilidad de inmediatez que requiere de alimentación permanente de datos y su análisis comparativo y eficaz en el tiempo.

Imprimir