certificación de eficiencia energética

La certificación de eficiencia energética, clave en el nuevo modelo de desarrollo del sector de la construcción

La Directiva 2010/31/UE establece que es responsabilidad de los Estados miembros mejorar la eficiencia energética de los edificios teniendo en cuenta el clima y particularidades locales, así como la rentabilidad en términos de coste-eficacia, teniendo en cuenta las condiciones ambientales generales interiores para evitar posibles efectos negativos como una ventilación inadecuada, el uso del edificio y su antigüedad.

 

Efectivamente, estamos asistiendo a la implantación definitiva de procesos regulatorios que reflejan una apuesta contundente del Gobierno por la regeneración urbana. El listado de normativas es amplio:
  • Proyecto de Ley de Rehabilitación,
  • Regeneración y Renovación Urbana,
  • RD Plan Estatal del Fomento del Alquiler de Viviendas,
  • Rehabilitación edificatoria y regeneración y renovación urbanas 2013-2016;
  • y de manera destacada, el RD 235/2013 de Certificación de Eficiencia Energética,

Objetivo  del RD 235/2013 de Certificación de Eficiencia Energética

El RD 235/2013 de Certificación de Eficiencia Energética, traspone parcialmente la Directiva 2010/31/UE y establece la obligación por parte de las CCAA de realizar un inventario estadístico de las actuaciones relacionadas con los certificados registrados por ellas, como mecanismo vital para la planificación de actuaciones de mejora de la eficiencia energética del parque existente.  Reforzando lo ya recogido en la reciente Directiva 27/2012/UE, relativa a la eficiencia energética, obliga  a renovar anualmente un porcentaje significativo de los edificios de las Administraciones centrales para mejorar su rendimiento energético; y a desarrollar  una estrategia a largo plazo, hasta el 2020, destinada a movilizar inversiones en la renovación de edificios residenciales y comerciales, aplicando al conjunto del parque inmobiliario, criterios de rendimiento energético.

Consecuencias derivadas del RD 235/2013 de Certificación de Eficiencia Energética

La obtención del certificado de eficiencia energética otorga el derecho de utilización, durante el periodo de validez del mismo, de la etiqueta de eficiencia energética, cuyos contenidos se recogen en el documento reconocido correspondiente a la misma, disponible en el registro general. La etiqueta se incluye en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del edificio. Debe figurar siempre en la etiqueta, de forma clara e inequívoca, si se refiere al certificado de eficiencia energética del proyecto o al del edificio terminado.

Cuando un edificio se venda o alquile, antes de su construcción, el vendedor o arrendador facilitará su calificación energética de proyecto expidiéndose el certificado del edificio terminado una vez construido el edificio.

Cuando el edificio existente sea objeto de contrato de compraventa de la totalidad o parte del edificio, según corresponda, el certificado de eficiencia energética obtenido será puesto a disposición del adquiriente. Cuando el objeto del contrato sea el arrendamiento de la totalidad o parte del edificio, según corresponda, bastará con la simple exhibición y puesta a disposición del arrendatario de una copia del referido certificado.

El órgano competente de la CCAA determinará el modo de inclusión del certificado de eficiencia energética de los edificios, en la información que el vendedor debe suministrar al comprador, de acuerdo con lo establecido sobre transparencia e información a los consumidores en el artículo 83 de la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible.

Oportunidades que genera el RD 235/2013 de Certificación de Eficiencia Energética

El camino de la recuperación económica en base a la reconversión del sector de la construcción, requiere incentivar esfuerzos en actuaciones de rehabilitación y renovación de nuestros pueblos y ciudades, tomando como nuevo modelo otro más sostenible y conciliador tanto desde el punto de vista ambiental como social y económico.

Alquiler, renovación urbana, accesibilidad y eficiencia energética se reformulan para propiciar un nuevo escenario, acorde con los imperativos europeos. Todas estas actuaciones  pueden sembrar el futuro inmediato de nuevas oportunidades para la construcción en España.

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM