La importancia de la gestión del agua en la Bioconstrucción

El reciclaje y la gestión racional del agua, es uno de los criterios que definen la construcción sostenible.
El clima de nuestro país hace de la gestión racional del ciclo completo del agua una necesidad acuciante. El agua potable es a menudo un recurso escaso, por lo que debe aplicarse de la forma más racional a los diferentes usos posibles.
  • Para un riego eficiente, que debe realizarse por goteo cuando sea posible, deberemos escoger con cuidado las especies de vegetación y arbolado de nuestro jardín, primando  plantas tolerantes a la sequía y que soporten la distribución irregular de las precipitaciones propia del clima mediterráneo; aprovechando la lluvia del invierno, y restringiendo al mínimo el riego durante el caluroso verano. La aplicación de buenas practicas tales como variar los horarios de riego o alfombrar con corteza de árbol el suelo vegetal; minimizará las pérdidas de agua por evaporación. 
  • Para el consumo humano podremos optimizar el uso del agua mediante la utilización de dispositivos de reducción de caudal en la grifería de los cuartos de baño y la cocina. Aquí también es posible adoptar buenas prácticas: cargar por completo la lavadora y el lavavajillas  y cerrar el grifo durante el cepillado de los dientes o cuando no se está aclarando la vajilla.
Pero quizá el aspecto más importante en el ciclo del agua sea el de la recuperación. En la naturaleza no existe la contaminación del agua porque los residuos de una especie son el alimento de otra. Ya sean aguas negras (inodoro) o grises (cocina), pueden recuperarse para usos secundarios (riego) mediante una depuradora natural. En ella se imita el funcionamiento de los humedales, pasando por un fase anaeróbica y otra aeróbica; que puede completarse hasta la creación de un ecosistema acuático complejo (depuración por lagunaje).

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM