Big Data, clave para la eficiencia energética.

La Transformación digital está conduciendo a nuestra sociedad a una nueva revolución. Tras la revolución industrial estamos viviendo la revolución digital, la revolución de los datos y la accesibilidad.

 

Hoy en día todo es susceptible de generar datos y casi todos los dispositivos están conectados a internet lo que se llama: Internet de las cosas. Según Gartner, a finales de este año ya habrá más de 8.000 millones de objetos conectados mediante Internet de las cosas y en 2020 superaremos los 20.000 millones. Sin duda un gran ecosistema de dispositivos conectados.

 

BigData-Gkenius-Pixabay.jpg

Gkenius - Pixabay

 

¿Cuáles son las ventajas de contar con tantos datos y tantos dispositivos conectados? Sin duda la capacidad para tomar decisiones en tiempo real y desde cualquier sitio. La analítica masiva de datos procedentes de los dispositivos conectados a Internet de las Cosas implica muchas particularidades y muchas utilidades que anteriormente, no éramos capaces de recoger. Hoy en día, cualquier Smart Building está diseñado con sistemas BMS (Building Management System) o similares que se usan para la gestión de edificios inteligentes. Herramientas que utilizan y desarrollan perfiles como los Facility Managers, profesión que cada vez está más en auge debido, precisamente, a la necesidad de tomar decisiones según los resultados de la recolección de datos.

 

Por eso, podemos estar seguros de que Internet de las cosas resulta una oportunidad única para establecer actuaciones en tiempo real según se esté desarrollando una actividad en un edificio. Desde el control de la temperatura, el consumo energético, la cantidad de luxes en oficinas que determinarán si abrir o cerrar persianas o incluso presencia física para desactivar ciertos sistemas hacen de la gestión de un Smart Buiding una complicada tarea.

 

Para ello, el Big Data es clave en la labor de todo Facility  Manager, sobre todo en el campo del ahorro y la eficiencia energética. La gestión adecuada de los activos y el análisis completo de los datos a través de la monitorización conseguirá mejorar el ahorro. Y más hoy en día en el que según datos del Informe de Comportamiento Energético de las Empresas Españolas 2017, de Endesa, solo el 18% de las pymes ponen en marcha medidas de ahorro energético. El Objetivo final de todos debería ser el de optimizar el uso de todas nuestras instalaciones para optimizar el consumo y, al final ahorrar en la factura de consumo energético. Una buena estrategia será rápidamente amortizada. Según el último informe de KPMG sobre Smart Cities, una buena estrategia puede ahorrar entre un 20% y un 60% de todos los gastos, sin duda cifras a tener en cuenta para adaptarnos a los tiempos que corren.

 

Big Data

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM