En invierno, atención a los materiales aislantes de tu vivienda.

El aislante de las viviendas, hoy en día, es un componente indispensable, ya sea en verano, en invierno o en cualquier otra temporada. Se trata de un componente de vital importancia para mantener la temperatura y, también, para ahorrar energía y hacer más eficiente el consumo de la misma.

 

Parece que solo nos preocupamos por el asilamiento cuando sufrimos las inclemencias del tiempo, pero más allá de la realidad, debe de ser uno de los aspectos más importantes que tenemos que tener en cuenta de cara a cualquier obra, rehabilitación o construcción.

 

Invierno-by-JamesDeMers.jpg

 

En toda construcción, obra o rehabilitación es común que se usen diferentes materiales con diferentes propiedades aislantes para impedir el flujo libre de diferentes elementos como la humedad, el calor, el sonido o la electricidad. La idea principal es hacer confluir sus características y nuestras necesidades, por ejemplo, en invierno es tan interesante aislarnos del frío como retener el calor dentro de la vivienda y en verano tenemos que retener el frío y aislarnos del calor. Concretamente en el tema de hoy nos vamos a ceñir a los materiales que ayudan al aislamiento térmico.

 

Con respecto al aislamiento térmico, tenemos 5 elementos diferentes que tener en cuenta: suelos, cubiertas, fachadas, huecos y separaciones de espacios, sobre todo las delimitaciones con otros  no climatizados. Cada uno con sus características y en cada una hay una forma diferente de actuar. Los materiales evolucionan día a día pero podemos determinar que aquellos materiales más aislantes son todos aquellos que son capaces de poder aislar la misma cantidad que otro pero utilizando menor espesor. En todos ellos hay que tener en cuenta la conductividad térmica, la resistencia térmica y la transmitancia térmica.

 

Según su origen, los materiales pueden ser: sintético orgánico como los plásticos, inorgánicos como la manta de lana de vidrio y naturales orgánicos como la fibra de cáñamo. Algunos de los más comunes en toda obra o construcción son los siguientes: Lana de vidrio, Fibras de Coco, Fibras de poliéster, corcho, algodón, celulosa, lana de oveja, Virutas de Madera, poliuretano proyectado o expandido, poliestireno, etc.

 

  • Espuma de Poliuretano: fabricado mediante una reacción química se puede aplicar de dos maneras proyectándolo a través de un sistema de pulverización simultáneo de dos componentes sobre una superficie llamada sustrato o por colada, en la que se inyectan los dos componentes y se mezclan por batido para introducirlos en las cavidades para que el producto se expanda.
  • Lanas Minerales: formados por filamentos entrelazados de materiales pétreos, arena silícea o roca basáltica formando un fieltro que mantiene aire en su interior. Son muy ligeros y muy aislantes, tanto del calor como del ruido e incluso del fuego.
  • Espuma de poliestireno expandido: se trata de un material plástico espumado que se fabrica moldeando perlas preexpandidas de poliestireno. Se encuentra en diferentes formatos y densidades según las necesidades.
 

aislante, consumo, ahorro energético, eficiencia

Imprimir

Articulos relacionados

Articulos relacionados para EMPRESAS AMIGAS

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM