Eficiencia

La eficiencia energética, un problema de todos.

La eficiencia energética gana peso en la sociedad, en un entorno en el que los recursos limitados y el nivel de contaminación inciden en la preocupación global. Por ello, desde las Administraciones Públicas se irán aumentando las exigencias en la mejora energética de los edificios, especialmente en base a los objetivos fijados para 2020.

 

Los criterios de eficiencia energética, frente a criterios de épocas recientes, en nueva vivienda suponen un notorio paso en la evolución de esta, al igual que las medidas aplicadas por los propios usuarios en su vivienda, si bien estas últimas podría decirse que a un ritmo excesivamente lento todavía. Dicha adaptación que no termina de “concretarse” se constituye como un importante problema que afecta a todos, tanto en el ámbito privado como en el público, como consecuencia de unas políticas que ya no son nacionales sino europeas e internacionales, si bien nuestro país no es el único al que le cuesta adaptarse a las mismas.

 

Así, España, junto con Francia, Italia y Portugal, han solicitado a la Comisión Europea la eliminación de obligatoriedad de cumplimiento del compromiso no firmado 40-27-30, y respetar el llamemos internacional y oficial del 40-27-27.

 

Pero antes de hacer frente a las nuevas etapas, la consecución de los objetivos marcados de cara a 2020 ha de aplicarse a todos los sectores, tanto públicos como privados, para lo que las diferentes naciones firmantes requieren del apoyo financiero de instituciones europeas como el Banco Europeo de Inversiones y los Fondos Estructurales Europeos. Por ello, la orientación de los objetivos europeos ha de basarse en efectos en el largo plazo, y en dicho período la inversión en rehabilitación de edificios y en la mejora de la eficiencia energética del sector industrial tienen un gran potencial.

 

eficencia energética, contaminación

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM