By Ditra

La madera y los edificios sostenibles, claves para la bioeconomía

Hoy en día, la huella medioambiental nos rodea en todos los aspectos de nuestra vida. Los ciudadanos hemos aprendido de los errores de nuestros antepasados y tenemos más conciencia con respecto al medio ambiente, la conservación de la flora y la fauna y la contaminación.
 
Una ola de sentimiento responsable que en nuestras vidas nos atañe desde los vehículos eléctricos, pasando por el reciclaje y, por supuesto, llega también hasta la construcción y la edificación.
 
Los edificios inteligentes y los edificios sostenibles parecen ser la nueva moda. No abrimos ninguna caja de pandora si comentamos sus virtudes o sus ventajas. Pero, en cuanto a la edificación, cada vez se demandan más productos y materiales que sean respetuosos con el medio ambiente, no solo en emisiones y contaminación sino también por características de los materiales y sus posibilidades para contribuir al ahorro energético.
 
La madera es uno de esos materiales responsables con el medio ambiente. No solo cuenta con un importante componente decorativo y estético, sino que también es menos contaminante. Habitualmente, la madera sustituye a materiales más contaminantes en su producción como el hormigón, el acero, el aluminio o el PVC. La producción de la madera puede llevar una emisión de carbono igual a cero.
 
Por eso, la madera, además de aportar un toque natural, conlleva funcionalidad y estética. Para la construcción es importante conocer los tipos de madera que mejor se adaptan a la climatología y la humedad del entorno. Puertas de interior y exterior, marcos de puertas, marcos para zonas de paso, cubiertas para tambores de persianas, pasamanos de barandillas, ventanas y contraventanas, parquet, tapajuntas y en general cualquier elemento de nuestro hogar que está integrado en la edificación y que esté fabricado en madera favorece a tu entorno y al planeta.
 
Sin embargo la deforestación y la tala ilegal no pueden aportar valor a una trazabilidad  ambiental sensata, siendo preciso contrarrestar estas prácticas perniciosas con una gestión forestal sostenible, y los correspondientes certificados de procedencia de la madera comercializada.
 
 

madera, sostenilidad, bioeconomía

Imprimir

Construido con - © 2015 LARdT - ITCOAATM